viernes, 3 de febrero de 2012

Entrevista a Michel Ferry y Susi Gomez de la Estación Phoenix de Elche, España


Michel Ferry es, desde principios de los 90, el director científico de la Estación Phoenix de Elche (España) y Susi Gómez es, actualmente, la investigadora responsable de su Laboratorio de Sanidad Vegetal. Pero, desgraciadamente, este centro parece estar a punto de ser clausurado debido a la falta del presupuesto suficiente. En esta entrevista queremos centrarnos en su experiencia y conocimientos sobre la lucha contra el picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus Olivier) que se está realizando en la cuenca mediterránea y, particularmente, en España.

¿Es posible prevenir el ataque del picudo rojo a las palmeras?

Antes de responder a esta pregunta, queremos subrayar que la convivencia
con el picudo rojo no constituye a medio plazo una solución para salvar las
 palmeras. Muy rápidamente el coste y la dificultad de aplicación de
los tratamientos necesarios conduce al abandono de la lucha por la
mayoría de los dueños de palmeras y a costes cada vez más elevados por
 los que intentan salvar sus palmeras.



Es por eso que nosotros consideramos que la única solución posible es
 poner en marcha una estrategia integrada de erradicación progresiva,
zona por zona, si se quieren salvar las palmeras. Dentro de esta estrategia
el componente tratamiento preventivo es indispensable y se basa en dos
 herramientas: el trampeo masivo y los tratamientos con productos biológicos
 o químicos. En referencia a estos últimos la Estación Phoenix ha privilegiado
la endoterapia por el interés que presenta en entornos urbanos sobre
la salud y el medioambiente.

Hemos demostrado ya que con esta técnica de endoterapia se pueden
 proteger las palmeras durante seis meses y estamos obteniendo
 ahora resultados con Thiamethoxam (Actara) que permiten proteger las
 palmeras durante medio año. Además, tenemos buenas esperanzas de
poder proponer a corto plazo un método de inyección muchísimo más
barato y sencillo que todos los tratamientos ahora disponibles.
Con estos resultados, el componente de tratamiento preventivo se va
a mejorar de manera considerable.

¿En qué consiste la endoterapia?

La endoterapia es una técnica empleada en palmeras contra varias
 plagas y enfermedades desde hace cincuenta años. Se basa en inyecta
r la materia activa en el tronco, migra con la savia y llega a las zonas
 donde está la plaga (efecto curativo) o donde podría llegar y así
protege la palmera (efecto preventivo). En palmeras, aunque
sean muy altas, hemos comprobado que la materia activa inyectada
 a altura de hombre llega en dos o tres semanas hasta las bases
de las hojas, donde las hembras van a hacer su puesta.


Referente a la endoterapia, existe una polémica, que nos parece
 totalmente injustificada, y basada en una falta de conocimiento
sobre la biología de las palmeras. Las palmeras no son árboles
sino “hierbas gigantes”, curan sus heridas de una manera distinta
de los árboles, pero por supuesto lo hacen, contrariamente a
lo que repiten algunos, apoyados desafortunadamente por
supuestos “expertos en palmeras”.

La endoterapia se aplica también a árboles, pero cuando la técnica está mal usada crea graves daños de “cicatrización”. En las palmeras, que son plantas que no crecen en diámetro y que en consecuencia no poseen estos frágiles tejidos llamados meristemos secundarios, el riesgo de daños hechos por las inyecciones es mucho menos importante que en los árboles.

Con palmeras que constituyen cultivos extensivos como cocotero, palmera de aceite y palmera datilera y, más recientemente con palmeras de Canarias, existe mucha bibliografía sobre el interés y las modalidades de inyección. Con otras especies no existen razones de tipo biológico para que la endoterapia no funcione de la misma manera.

¿Cómo ha de realizarse el trampeo?

Un modelo de trampa para picudo rojo.El trampeo consiste en atraer hacia un recipiente del que no pueden salir, los adultos de picudo rojo en desplazamiento (sobre todo hembras) mediante atrayentes olfativos, utilizados de forma conjunta: una feromona de agregación para picudo rojo y una cairomona (acetato de etilo), que se pueden conseguir en el mercado, acondicionados en difusores; además, se recomienda añadir atrayente alimenticio y se coloca agua en el fondo del recipiente para favorecer la atracción y evitar que se escapen los picudos.



En realidad, el objetivo es doble: por un lado evitar la infestación de las palmeras sanas y, por otro, detectar al inicio las palmeras infestadas y sanearlas inmediatamente.

En el trampeo masivo se suele emplear 4 trampas por hectárea o, en alineaciones, 1 trampa cada 50 metros. En el caso del trampeo de monitoreo –poco eficaz porque captura cuando la plaga está ya bastante implantada- no existen verdaderas normas. Depende de los medios para gestionar una red de trampas. Para que tengan un poco de eficacia, se habla de 1 trampa cada 10 hectáreas.

Picudos atrapados en una trampa. Foto, Susi Gomez.
Se trata de una herramienta cuyo interés consiste especialmente en la captura masiva de picudos en zonas infestadas. Es muy eficaz. Pero por sí sola no puede capturar todos los picudos en movimiento.

Igual que para la detección precoz, el coste del trampeo masivo depende de la movilización conseguida para mantener las trampas.

Actualmente estamos trabajando sobre un sistema de captura totalmente distinto, con primeros resultados impresionantes, que podría mejorar muchísimo la eficacia del trampeo.


¿Se puede detectar si una palmera está infestada antes de que sea demasiado tarde? ¿En qué casos se puede recomendar el saneamiento mecánico y/o la apertura de “ventanas de inspección” en la copa de la palmera?

Contrariamente a lo que se ha dicho hasta ahora, es posible detectar de manera precoz, con síntomas visuales, una nueva infestación. Es importante movilizar y formar un máximo de personas en esta actividad, base del éxito de la erradicación del picudo rojo.

Síntoma de picudo en Phoenix canariensis: hojas jóvenes secas o caidas. Foto, Susi Gomez

Existen síntomas que permiten detectar de manera precoz la presencia de la larva en palmeras de más de tres metros. De hecho, hemos establecido para este tipo de palmeras que la infestación no tenía lugar en el tronco sino en la base de las palmas centrales. Los daños hechos por las larvas en las bases de estas palmas dan lugar a síntomas inevitable y rápidamente visibles.

Saneamiento, limpieza de palmas infestadas. Foto, Susi Gomez.


Para detectar el picudo de manera precoz, es indispensable abrir una ventana en la palmera que es un camino en la fronda para acceder a las palmas centrales. Queremos insistir sobre la importancia de esta práctica ya que alrededor de una palmera visiblemente infestada se encuentran inevitablemente otras palmeras infestadas que no se pueden detectar desde el suelo. Si detectamos estas palmeras y las saneamos enseguida, conseguimos evitar la dispersión de la plaga y, a medio plazo, erradicarla. Esta práctica es tan importante, que en la reglamentación para la erradicación del picudo, adoptada en Francia en 2010, se obliga a aperturas de estas ventanas en todas las Phoenix canariensis localizadas a cien metros de una palmera infestada o de una trampa que ha capturado picudos.

Saneamiento de Phoenix canariensis, limpieza partes infestadas. Foto, Susi Gomez.


Para las palmeras infestadas y detectadas a tiempo, es posible, simplemente cortando las bases de hojas infestadas, salvar un porcentaje muy elevado de palmeras con una técnica que hemos puesto a punto en 2007 y que hemos denominado saneamiento mecánico. El interés de esta técnica es que es muchísimo más barata y práctica que la técnica de corte y destrucción hasta ahora utilizada y por supuesto, permite, además, salvar palmeras de alto valor.

El saneamiento mecánico es una técnica que tiene como objetivo principal la eliminación de todos los picudos de una palmera infestada. En consecuencia, esta técnica se debería emplear en todos los casos. Si al desarrollar la operación se detecta que la yema terminal no está afectada, la palmera se puede salvar, en caso contrario, se corta la zona infestada y se tritura in situ. En este caso, el tronco que queda se gestiona como un árbol seco, sin necesidad de adoptar ninguna precaución fitosanitaria especial.


Para palmeras de menos de dos-tres metros, para las especies con hijuelos y también para las palmeras con heridas, las modalidades de infestación suelen ser muy distintas, con desarrollo de la infestación en el tronco. La detección, así como el saneamiento resultan más difíciles para este tipo de palmeras que, además de los tratamientos recomendados en las palmeras altas de aspersión/ducha a las bases de hojas, se deben tratar también los troncos para prevenir la infestación. Para las datileras, aconsejamos la eliminación de los hijuelos, tanto para la detección como para eliminar la vía de entrada del picudo.

¿Cuáles son los productos actualmente recomendados para aplicar via radicular y/o foliarmente? ¿Cómo han de ser realizadas estos tratamientos? ¿Qué dósis son necesarias, por ejemplo, para la prevención y para la curación de una palmera canaria o datilera de varios metros de tronco?

Los tratamientos de absorción del insecticida por vía radicular son muy eficaces, pero están solo autorizados en viveros. Las materias activas actualmente autorizadas para estos tratamientos en España son el Imidacloprid 20% y el Tiametoxam 25%. Estos productos están autorizados, junto con la Abamectina 1.8%, también en tratamientos por inyección (a la dosis de alrededor de 2 mg de materia activa/palmera) esta técnica presenta ventajas considerables si comparamos con los tratamientos por pulverización; es inocua para la salud y el medioambiente, muy práctica de realizar en medio urbano y, sobre todo, presenta una persistencia de actividad más importante que los tratamientos por pulverización-ducha, como lo hemos subrayado ya.

Los tratamientos químicos o biológicos, como los nemátodos entomopatógenos, aplicados por pulverización-ducha, necesitan un tratamiento cada 3 ó 4 semanas y, en el caso de Beauveria, aún en experimentación, según su proveedor, cada tres meses. Con la endoterapia, dos tratamientos al año y de manera mucho más práctica y barata que cualquier tratamiento foliar, permitirían proteger las palmeras.


¿Existe actualmente alguna oficina técnica de la Comunidad Europea coordinando la lucha de los diferentes estados miembros contra el Rhynchophorus ferrugineus?¿Quién lo está haciendo en el Estado Español?

En el tema del control de las plagas de cuarentena, como el picudo rojo, es el Comité Fitosanitario Permanente de la Dirección General SANCO de la Comisión Europea el organismo responsable en el ámbito europeo. Sin embargo, a finales de 2009, a consecuencia de la explosión de la plaga en los países europeos del sur, la DG SANCO decidió crear un grupo de trabajo específico sobre el picudo rojo de las palmeras. A este grupo pertenecen representantes de todos los servicios de sanidad vegetal europeos y como referente científico yo mismo, Michel Ferry (INRA-Estación Phoenix).

Tuvo lugar una reunión en enero de 2010 pero, desafortunadamente, no se ha vuelto a reunir este grupo. En razón de la gravedad de la situación, los colectivos profesionales franceses implicados en la lucha contra esta plaga, así como yo mismo, conseguimos una reunión con la DG SANCO el 6 de mayo de 2011 para, entre otras cosas, solicitar una reunión urgente del grupo de trabajo. Pero tampoco se ha convocado aún esta reunión, de tanta importancia.

Proponemos, Susi Gómez (Ayuntamiento Elche-Estación Phoenix) y yo mismo, que haya una solicitud colectiva de ayuntamientos y profesionales franceses y españoles para que se convoque el grupo de trabajo en urgencia.

En el ámbito de cada país europeo así como en España, la lucha contra esta plaga es responsabilidad de la autoridad fitosanitaria nacional que puede, a su vez, delegar en las autoridades fitosanitarias regionales. En la Comunidad Valenciana es, por ejemplo, su Consellería de Agricultura la encargada de la lucha contra esta plaga. Sin embargo, desde la orden de 22 de diciembre de 2009 y, en realidad desde finales de 2008, la Consellería de Agricultura ha dejado a los dueños de palmeras la responsabilidad de todas las tareas de control de esta plaga, así como los costes correspondientes.


¿Han tomado las Autoridades fitosanitarias de las diferentes Comunidades Autónomas del Estado Español la misma actitud respecto a apoyar o no económicamente a los propietarios de las palmeras?

A diferencia de Cataluña que tuvo esencialmente una actividad de asesoramiento, las comunidades de Valencia y Andalucía -con la participación del estado por la mitad de los costes- pagaron el arranque, el transporte y la destrucción de las palmeras infestadas. Desafortunadamente, casi todo el dinero, y hablamos de decenas de millones de euros, se gastaron en esta actividad contra-productiva (desanima a los dueños en avisar) y en gran parte inútil: en las palmeras canarias de más de 2 o 3 metros, las larvas viven sólo en la base de las hojas y, en el estado final de infestación, en una pequeña porción de la parte alta del tronco. En conclusión, gran parte del dinero de ayuda ha sido gastado para una actividad inútil en lugar de utilizarlo en informar, movilizar, formar los dueños a la detección y ayudarlos a salvar sus palmeras. En las Islas Canarias, el gobierno autonómico, con la ayuda del Estado español, puso en marcha una estrategia global de erradicación y la financió integralmente.

Vista del Parque Municipal de Elche.



¿Cuales son las características del Palmeral de Elche? Su situación actual y cuales las medidas que considerais urgentes para protegerlo contra el picudo.

El Palmeral Histórico de Elche, Patrimonio de la Humanidad, está constituido en gran medida por palmeras de la especie Phoenix dactylifera de gran altura. Aproximadamente, 70000 palmeras en 200 hectáreas

Y desgraciadamente, la detección del picudo en estas palmeras es mucho más difícil que en Phoenix canariensis de igual tamaño. Esta diferencia está debida a modalidades de infestación distintas. En grandes Phoenix dactylifera las larvas de picudo rojo muy a menudo no se quedan en las bases de las hojas sino que pasan rápidamente al tronco sin apenas dañarlas.

Picudo rojo en el Parque Municipal de Elche, enero 2012.


Por otro lado, mientras el riesgo de caída de Phoenix canariensis altas es prácticamente nulo, es muy importante en el caso de las Phoenix dactylifera.

Además de la degradación irreversible del palmeral de Elche si no se cambia la estrategia actual de lucha contra el picudo, existe un riesgo muy elevado de accidentes sobre las personas y los bienes.

Una vista del Palmeral Histórico de Elche.La estrategia seguida hasta ahora no ha impedido que el picudo que se detectó inicialmente en dos focos pequeños en 2005, alejados del palmeral histórico, llegase al palmeral. Uno de los errores básicos de esta estrategia fueron la de distinguir las palmeras del campo de las palmeras del palmeral así como establecer distinciones entre las palmeras según fueran sus propietarios. El picudo no entiende nada de estas distinciones ni tampoco del límite de cinco kilómetros establecido alrededor del palmeral.


Una vista del Palmeral Histórico de Elche.El control de esta plaga necesita una estrategia global que implique y movilice todos los actores. La información de todos, clara y actualizada de manera permanente (con la ayuda de la WEB y de un Sistema de información geográfica) debe substituirse a la falta de transparencia y de comunicación que han caracterizado la lucha contra el picudo en Elche y en toda la Comunidad Valenciana. La formación de los dueños las palmeras y del voluntariado para la detección precoz, así como la de los técnicos municipales y de las empresas especializadas para aplicar los tratamientos preventivos y curativos es el segundo pilar de la lucha.

Picudo entre municipiosSe debe adoptar un plan de acción basado en una estrategia integrada: inspecciones regulares con la ayuda de todos, detección y saneamiento mecánico inmediato, tratamientos preventivos y trampeo masivo en las zonas infestadas. Varias de estas operaciones deben respetar protocolos muy precisos y ser aplicadas sólo por profesionales formados y autorizados. Dentro de la panoplia de los tratamientos disponibles, es fundamental emplear tratamientos cuya eficacia en el campo haya sido demostrada de manera irrefutable y no técnicas que son todavía experimentales. Se debe también elegir las técnicas más prácticas y baratas posibles y utilizarlas no a salto de mata sino de manera organizada, zona por zona. No faltan técnicas eficaces para controlar esta plaga; falta una buena organización. Además, el Ayuntamiento de Elche, que desde el decreto catastrófico de la Consellería de Agricultura de 2009 tiene la responsabilidad de erradicar el picudo rojo, puede y debe solicitar ayuda a la CE y también a la UNESCO.

Poda de Arboles y Palmeras en Valencia 654.10.12.65.

Verticalia Poda Valencia, Poda de árboles y palmeras en Valencia y Castellón. Godella, Ribarroja, Turis,Godelleta, El Saler, Bétera, La Eliana, Sagunto, Canet, San Antonio de Benagéber, Paterna, Alboraya, Gilet, Puzol, El Puig, La Pobla de Farnals, Vinalesa, Meliana, Cheste, Chiva, Pinedo, Carlet, Alginet, Gandía, Alzira, Paiporta, Picanya y Torrente.

Poda de árboles y Palmeras en Valencia, Formación en Poda en Altura y Jardinería Ecológica. Cortar árbol en Valencia, tala de árboles, poda de palmeras valencia, podar palmera, cortar y talar palmeras,tratar palmeras con picudo rojo, cortar pinos, talar pinos, expertos y especialistas en picudo rojo, saneamiento mecánico de palmeras, Formación en Poda de Altura, Diseño y Mantenimiento Jardines, Podadores en Valencia, Cursos para obtener el carnet de productos fitosanitarios. Tratar Pinos con Tomicus, Expertos en Picudo Rojo de las Palmeras.