martes, 4 de julio de 2017

Los aminoácidos tras el trasplante.


 Los aminoácidos están íntimamente relacionados con los mecanismos de regulación del crecimiento y desarrollo vegetal. Algunas hormonas vegetales se encuentran unidas a aminoácidos o proceden de la transformación de éstos, lo que indica el importante papel que puede tener la aplicación de aminoácidos libres como fertilizantes.




¿Qué beneficios ofrecen a las plantas?

Aumentan la permeabilidad celular y la absorción y traslación de los iones nutrientes.
Aumentan la floración, disminuyendo el número de abortos florales regulando los procesos osmóticos.
Indispensables para una excelente floración, combinados con micro elementos incrementan el peso y sabor de los frutos.
Potencian la absorción de nutrientes minerales, facilitando su transporte a través
de la savia.
Aceleran la recuperación de plantas sometidas a condiciones adversas, tales como: trasplantes, transportes, heladas, viento, granizo, poda, asfixias, efectos tóxicos de tratamientos fitosanitarios, etc.
Equilibran el metabolismo de las plantas.
Rápida asimilación, tanto foliar como radicular.
Acción inmediata.
Aprovechamiento total.
Aumento de la producción, calidad y retraso del envejecimiento.
Ahorro para el cultivo.
Las plantas pueden absorberlos tanto por vía radicular como por vía foliar:

Por vía radicular serían absorbidos igual que el nitrógeno nítrico o amónico, y la savia los repartiría por toda la planta. La vía foliar es la más utilizada, ya que pueden aplicarse conjuntamente con otros tratamientos como abonos foliares, fitosanitarios, herbicidas, etc., trastocándose los aminoácidos desde las hojas al resto de la planta. La aplicación foliar es más eficiente a corto plazo que la vía radicular, aunque esta última es la aconsejable para favorecer el enraizamiento tras el transplante, fundamentalmente en hortícolas.

¿Cómo obtener estos aminoácidos?

Estos se obtienen por hidrólisis de proteínas. La hidrólisis significa la ruptura de las proteínas en las unidades que las forman. Tras el proceso de hidrólisis se obtiene una mezcla compuesta mayoritariamente por aminoácidos libres, aunque también contiene en menor proporción pequeñas cadenas de aminoácidos. La planta únicamente puede utilizar los que son libres.

Las proteínas empleadas para su obtención pueden ser de origen vegetal o animal. Las más aconsejables para su empleo como fertilizantes son las de origen vegetal, ya que contienen los del tipo que emplean las plantas en las concentraciones usuales en ellas.

La hidrólisis del material proteico para su transformación en aminoácidos libres puede realizarse por medio de enzimas proteolíticas (hidrólisis enzimática) o por ataque con ácidos concentrados como ácido clorhídrico o sulfúrico (hidrólisis ácida). La hidrólisis enzimática se realiza en condiciones suaves (aproximadamente de 60 ºC de temperatura) por moléculas que selectivamente van rompiendo las cadenas de proteína y liberando aminoácidos.Por el contrario, la hidrólisis ácida se produce en condiciones extremas (T > 100º C y medio ácido concentrado), lo que provoca la destrucción de algunos aminoácidos esenciales como el triptófano (que está relacionado con la síntesis de una hormona: el ácido indol-acético) y la obtención de una mezcla de D y L, no siendo útiles los D-aminoácidos para la planta, como ya se dijo.

Por tanto, puede afirmarse que los que proceden de la hidrólisis enzimática de proteínas de origen vegetal (soya, girasol, etc.) constituyen un fertilizante equilibrado para las plantas al contener todos los aminoácidos necesarios y en las proporciones adecuadas. Por todo lo anteriormente mencionado, los aminoácidos entran al grupo de sustancias llamadas bioactivadores.

Estábamos en el punto de fabricar aminoácidos para meterlos en botes, pero antes no hay más remedio que explicar como son. Los aminoácidos tienen dos partes: una estructura básica y un radical. Como podéis ver en la imagen, la estructura básica es igual en todos y sirve para unirlos entre ellos (y así formar las proteínas) mediante lo que los químicos llaman enlace peptídico, mientras que el radical es distinto en cada aminoácido y le confiere distintas propiedades. En la parte baja de la imagen se ve que el nitrógeno (la bola azul) puede quedar a la derecha del radical (entonces es un D-aminoácido) o a la izquierda (L-aminoácido) Son la misma molécula, pero como reflejada en un espejo. ¿Y a qué viene este rollo? Es importante porque las plantas (en realidad prácticamente todos los seres vivos) SOLO pueden utilizar los L-aminoácidos. Y ahora volvamos a los tres métodos de fabricación:
Aminoácidos de hidrólisis. Lo más fácil y barato es coger una materia prima muy rica en proteínas, mezclarla con agua para hacer una “sopa” y romper los enlaces peptídicos aplicando calor y/o añadiendo ácido con algún estabilizante; pero este sencillo método tiene algunos problemas. Gran parte de las proteínas no se rompe del todo, o se rompen por donde no deben (o no se rompen todos los enlaces peptídicos, o se rompen por otro sitio); los aminoácidos más débiles se degradan; y, además, algunos de los que sobreviven se convierten en inútiles D-aminoácidos. El resultado son productos más baratos, con riquezas muy altas, pero gran parte de su composición no puede ser directamente aprovechada por la planta.

Aminoácidos de fermentación enzimática. El método es similar, pero en vez de ácido se añaden a la “sopa” enzimas que cortan las proteínas de forma selectiva, exactamente por el enlace peptídico, y casi sin formar D-aminoácidos. El proceso es más caro y complejo, pero el porcentaje de L-aminoácidos es mucho mayor. El resultado son productos más caros, con riquezas más bajas, pero la mayor parte de su composición es directamente aprovechable por la planta.

Aminoácidos de síntesis. Con los dos métodos anteriores la proporción de cada aminoácido en el producto final (lo que se llama aminograma) depende de la materia prima y no tiene porque estar en la proporción ideal. Si creemos conocer cual es el aminograma ideal (algunos fabricantes creen saberlo) podemos diseñar un producto a partir de aminoácidos específicos comprados a la industria química. Son muy caros, pero generalmente de efectos muy rápidos y espectaculares.

¿Cuáles son los mejores?... En mi opinión dependerá del problema que queramos solucionar (personalmente los recomiendo muy poco y jamás en invierno) Cada cual que escoja él que mejor le valla, pero al menos sabiendo lo que está comprando. En el negocio de los aminoácidos agrícolas hay muchísimos intereses, márgenes comerciales de escándalo y no pocas mentiras.

Se me olvidaba… ¿pero qué rollo es ese que se traen algunos productos enraizantes, estimulantes o inductores de defensas que luego en la etiqueta aparecen como aminoácidos? Pues sí, las plantas fabrican también muchos aminoácidos no proteicos (llamados así porque no están unidos en las cadenas de las proteínas, sino libres) y parecen estar implicados en muchos procesos de la planta (síntesis de hormonas; defensa contra hongos y herbívoros; almacenamiento de reservas de nitrógeno; respuestas al estrés…) De la mayoría de ellos se desconoce aún cual es su función exacta en la planta; pero eso sí, conforme los científicos van averiguando algo también van apareciendo productos en el mercado. Al final no queda otra que probarlos y ver que tal van… Yo, por ahora, en estas cosas soy bastante escéptico; pero estoy seguro de que algunos serán buenas herramientas.

Fuente:Trichodex y homoagricola

Verticalia Poda Valencia 654 10 12 65, Poda de árboles y Palmeras en Altura, Formación en Poda de Altura Valencia. Tratamientos Fitosanitarios Picudo Rojo en Palmeras, Tratamiento Procesionaria y Tomicus en Pinos en Valencia y Castellón. Podar, Talar y Cortar árboles en Godella, Ribarroja, Turis, Godelleta, El Bosque, El Saler, Bétera, La Eliana, Sagunto, Canet, San Antonio de Benagéber, Paterna, Alboraya, Gilet, Puzol, El Puig, La Pobla de Farnals, Vinalesa, Meliana, Cheste, Chiva, Pinedo, Carlet, Alginet, Gandía, Alzira, Paiporta, Picanya y Torrent, Campolivar, Picassent, Monserrat, Oliva, Alzira; Carlet, Alginet, Monserrat, Alboraya, Masía de Traver, Requena Utiel, Buñol, Chiva, Cheste, Campolivar, Tancat LÁlter. Poda y tala de árboles y palmeras Valencia, tratamiento de palmeras, picudo rojo, tratamiento Procesionaria, Endoterapia Vegetal sin Taladros, Fumigacion de jardines. Formación en Poda de Altura en árboles y palmeras. Instalación de césped artificial en Castellón y Valencia

Poda de Arboles y Palmeras en Valencia 654.10.12.65.

Verticalia Poda Valencia, Poda de árboles y palmeras en Valencia y Castellón. Godella, Ribarroja, Turis,Godelleta, El Saler, Bétera, La Eliana, Sagunto, Canet, San Antonio de Benagéber, Paterna, Alboraya, Gilet, Puzol, El Puig, La Pobla de Farnals, Vinalesa, Meliana, Cheste, Chiva, Pinedo, Carlet, Alginet, Gandía, Alzira, Paiporta, Picanya y Torrente.

Poda de árboles y Palmeras en Valencia, Formación en Poda en Altura y Jardinería Ecológica. Cortar árbol en Valencia, tala de árboles, poda de palmeras valencia, podar palmera, cortar y talar palmeras,tratar palmeras con picudo rojo, cortar pinos, talar pinos, expertos y especialistas en picudo rojo, saneamiento mecánico de palmeras, Formación en Poda de Altura, Diseño y Mantenimiento Jardines, Podadores en Valencia, Cursos para obtener el carnet de productos fitosanitarios. Tratar Pinos con Tomicus, Expertos en Picudo Rojo de las Palmeras.