Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Estación Phoenix: Técnicas de Control Picudo Rojo: Saneamiento Mecánico.

Encantado de saludaros de nuevo, ante las peticiones de muchos particulares a mi persona de información sobre el control del Picudo Rojo, os paso la información que dispongo al respecto que proviene de la Estación Phoenix, que tan malos momentos está pasando ante el peligro de desaparición de dicha institución. Aprovecho para abogar por su continuidad y enviar un fuerte abrazo a sus miembros . View more presentations from Pablo Esparza .

Estación Phoenix: Técnicas de Control Integrado del Picudo Rojo 1ª Parte.

View more presentations from Pablo Esparza .

Los alumnos de Els Pinets de Carlet, aprenden a podar palmeras.-

Imagen
Fin del verano y nuevos trabajos a realizar, la caída del fruto de algunas palmeras al suelo causa mucha repulsa, por ello los alumnos de Els Pinets empiezan a familiarizarse con algunas de las técnicas de limpieza de hojas, frutos y estípes de washingtonias.

Plectranthus caninus, una planta revolucionaria, por Antonio Catania.-

Una planta revolucionaria View more presentations from Pablo Esparza Torres .

Y ahora a por la Washingtonia, el Picudo Rojo no para.-

Imagen
Después de un verano relativamente tranquilo, donde se habían realizado tratamientos con insectidas para eliminar el picudo rojo, con un descenso siginificativo en las capturas realizadas por las redes de trampas, parecía que teníamos controlado al asesino. Pero lamentablemente no es así. Las altas temperaturas que se están produciendo en estos primeros días de otoño han favorecido una nueva eclosión de estos insectos que además se encuentran en plena actividad, conquistando nuevos huéspedes. Aquí aparece la figura de la ya atacada, pero no de manera generalizada Washingtonia. El otro día comenzamos a eliminar palmas secas y frutos de una zona bastante extensa. La gran mayoría de ellas tenían agujeros en el tronco con exudaciones blanquecinas y los picudos se escondían entre las fibras de los estípites, algunos agujeros eran bastante profundos. Enseguida me puse a temblar, ¡pero si aquí hay muchísimas más palmeras de este tipo que canarias o datileras!. Y ahora que, ¿cómo vamos a