Contextualizar, Comprender, Demostrar, Aplicar y Evaluar. La metodología docente de San Ignacio de Loyola.

La metodología docente propuesta, y que surge de la misma experiencia de San Ignacio de Loyola, consta de cinco pasos, que son sucesivos, pero no se agotan ya que se recrean una y otra vez a través de una espiral ascendente:
1.- Ubicar en la espiral ascendente del conocimiento, el concepto al que expondremos al alumno. Contextualizar es tarea exclusiva del maestro y consta de dos momentos.

Primer momento: El maestro ubica en la espiral ascendente del conocimiento los conceptos. Los organiza de tal manera, que el primer concepto que enseña es el conocimiento necesario para la apropiación del segundo, y éste a su vez, es necesario para el tercero, y así sucesivamente.
Segundo momento: Se lleva a cabo en el salón de clase. Consiste en exponer, presentar, platicar o mostrar, utilizando los recursos pedagógicos necesarios, el concepto ubicándolo claramente en su contexto.

2.- Entender, experimentar. Utilizando una estrategia pedagógica conveniente y el material didáctico adecuado, permitirles a los alumnos que toquen, vean y sientan el concepto, para que experimentado una realidad sensible, extraigan los datos, inquieran e imaginen, lo que les permite captar la unidad inteligible de esos datos y por lo tanto entender. El alumno al entender, logra concebir el concepto y formularlo adecuadamente con sus propias palabras.

3.-Demostrar, comprender. Los estudiantes pasan de la reflexión a enumerar las condiciones necesarias para que este conocimiento sea verdadero, ordenan las evidencias con las que cuentan, lo que los posibilita a demostrar y juzgar por ellos mismos el conocimiento. Los estudiantes han pasado del entender a la comprensión total.

4.- Aplicar, construir. Los alumnos aplican el concepto para resolver problemas y plantear otros nuevos, que hacen necesario el estudio del siguiente concepto en la espiral ascendente del conocimiento. Además, los estudiantes deben desarrollar la habilidad y acumular la experiencia necesaria, para plantear y resolver problemas de diferentes grados de dificultad.

5.-Evaluar lo aprendido y la forma como fue aprendido, significa evaluar a los estudiantes para verificar si se han apropiado del concepto ya que pueden demostrarlo, si lo han utilizando adecuadamente, así como también, si han desarrollado la habilidad para plantear y resolver diferentes tipos de problemas. Evaluar la estrategia pedagógica y el material didáctico utilizado por el maestro.
Texto de la Pedagogía de San Ignacio de Loyola.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Qué le pasa a los pinos, porqué se secan?

Picudo Rojo; ¡Sí se pueden salvar las Palmeras!. Protocolo de actuación.-

¿Cómo proteger mis palmeras del Picudo Rojo?. Compartiendo lo que sé.