El Mejor Reconocimiento, El Más Cercano.-

Mi vuelta a la docencia en los programas de Formación Para el Empleo, me hace recuperar un documento que guardo como oro en paño. Es una carta que recibí de una persona muy especial en mi vida. Este escrito lo recibía después de su visita a nuestra Escuela en Carlet, era otro programa con un perfil de alumno diferente, pero la esencia es la misma y lo quiero hacer público, primero como agradecimiento a quién lo escribió, pero también es un agradecimiento a todos los compañer@s que trabajan como yo, en este tipo de programas para la formación de desempleados y de los que tanto apoyo he recibido siempre, y no menos agradecido, a quién vuelve a confiar en mí como persona y como docente.

Lo que estás haciendo en tu trabajo me impresionó mucho. Es muy importante por la proyección social que tiene. Sobre todo ahora, cuando estás con gente que, en su mayoría, es irrecuperable. Para ellos tú vas a ser un ejemplo, incluso a tu pesar. Dentro de diez o quince años, esos chicos estarán sabe Dios dónde, probablemente en el peor de los abismos, y siempre se acordarán de un tal Pablo que les enseñó cosas útiles y hermosas, a cuidar plantas, a trasplantar, a regar un jardín, a mimar lo que tienen alrededor –ellos, que seguramente sólo encuentran motivos para odiar a lo que les rodea y para destrozar lo que les quede a mano. 

Supongo que a ti te costará darte cuenta, porque esas cosas no se perciben en el día a día y la rutina del trabajo cotidiano suele ocultar el sentido de lo que uno hace, pero te aseguro que, visto desde fuera, lo tuyo es como estar en las misiones, con una tribu de salvajes que sólo van a aprender lo que tú seas capaz de enseñarles. También supongo que, de todas maneras, te resultará más gratificante el ritmo normal, con alumnos que llegan allí para aprender, como los que tienes habitualmente. En cualquier caso, cada pedazo de jardín que les enseñas a construir es un pedazo de vida que les regalas. Eso es admirable.

Ahora toca ponerse manos a la obra y seguir por el mismo sendero, invertir el tiempo en mejorar la empleabilidad de personas socialmente muy tocadas por la crisis y a los que espero empapar de conocimientos agrarios desde un punto de vista ecológico y contagiar mi ilusión por un futuro laboral lleno de sostenibilidad, de oportunidades y de respeto a la sociedad y al medio que nos rodea.

“La clave para el liderazgo con éxito, hoy es la influencia, no la autoridad” Cita de Ken Blanchard.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lancelot "Capability" Brown, precursor del jardín paisajista inglés.-

¿Qué le pasa a los pinos, porqué se secan?

Curso de Poda en Altura de Arboles y Palmeras, Valencia Junio 2020